viernes, 19 de septiembre de 2008

"Esto es para darme vida"

El otro día, sin nada mejor que hacer, me puse a ver (por vigésimocuarta vez) la serie Sexo en Nueva York. Empecé por la segunda temporada y, al poco, mi prima pasó por mi casa, por lo que vimos juntas unos capítulos.
En uno de ellos, Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker), una de las cuatro protagonistas, se enredaba en una nueva aventura tras acabar recientemente, y por segunda vez, una relación con Mr. Big; relación que, según contaba ella, le había "dejado el corazón destrozado". Atónita ante la facilidad por superar y olvidar traumas amorosos, mi prima respondió: "Las cosas son así: la vida pasa muy deprisa, por lo que hay que olvidar muy rápido". Y tiene razón.
Esta noche he visto en Callejeros, el programa de Cuatro, un reportaje sobre dos barrios de Granada en los que los vecinos tienen que convivir con la suciedad, la droga y la insalubridad. El reportero se adentraba en una de las casas, que la dueña le enseñaba con gusto. Al llegar a su dormitorio, la cámara enfocaba una suerte de aparato de respiración asistida, y el reportero preguntaba a la señora que para qué era, a lo que ésta le respondía: "Es para darme vida".
Durante el tiempo que pasamos aquí (entiéndase el mundo), debemos afrontar y superar toda clase de problemas, de mayor o menor envergadura dependiendo del prisma con el que lo miremos, y siempre nos parecen irresolubles o difíciles de olvidar.
Pero, al final, todos vamos a acabar dependiendo de un aparato que nos insufle la vida que se nos ha escapado preocupándonos por tonterías y será entonces, y sólo entonces, cuando volvamos la vista atrás y nos preguntemos si todo aquello por lo que pasamos noches sin dormir, realmente se merecía que nos priváramos de vivir.

2 comentarios:

Rayco dijo...

"Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido, de hecho
tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería
más helados y menos habas, tendría más problemas
reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;
Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante".

(Instantes de Jorge Luis Borges)


Es muy difícil de lograr, casi imposible.

Javi Triunviro dijo...

Que bueno que volviste!!! jejeje.

Un saludo y seguiré leyendote.

Cuidate.

http://ciudadquenuncaduerme.blogspot.com/