miércoles, 24 de septiembre de 2008

I wanna do bad things with you

Durante mi viaje a la ciudad de los rascacielos, vi muchas promos de nuevas temporadas de series ya existentes o la inminente emisión de otras nuevas. Una de ellas es True Blood, cuyo estreno se anunciaba con un sugerente cartel en los autobuses que no he podido encontrar por la red: la mitad inferior de una cara femenina, de blanca piel y granates labios, a través de los cuales asomaban dos colmillos de vampiro.
Al mismo tiempo, leí en un periódico una entrevista con la escritora Charlaine Harris, autora de la serie de novelas Southern Vampire, que son, a su vez, los libros en los que se inspira la nueva apuesta de la HBO: en un pueblo de Louisiana, vampiros y humanos conviven plácidamente gracias a una bebida llamada True Blood, que no es más que sangre artificial que consigue saciar la sed de estas criaturas nocturnas. Sookie Stackhouse (Anna Paquin), una camarera que, además, tiene el don de leer la mente, se encuentra en el bar con Bill Compton (Stephen Moyer), un vampiro auténtico, y se enamora perdidamente de él. Llevada por sus impulsos y por la intención de él de reinsertarse en la sociedad humana, Sookie tratará por todos los medios de conocerle más a fondo. Al mismo tiempo, un asesino en serie amenaza a los habitantes del pueblo, por lo que la reintegración del apuesto vampiro no será nada fácil.

De entrada, y tras haber visionado tan sólo dos capítulos, he de decir que la serie me gusta. Siniestra, oscura y lúgubre en muchos aspectos fotográficos, es también una alegoría a la vida: a la vida del propio Bill, que obvia y lucha contra sus impulsos sangrientos de morder en el cuello a todo lo que se le ponga por delante. Además, la serie se atreve a ir más allá e intercala temas 'aberrantes' para cualquier conservador, como el sexo con vampiros ("Tienes que probarlo antes de morir", llegan a decir) con las relaciones personales, el amor más allá de fronteras e imposiciones morales y sociales y la superación de las propias barreras.
La serie puede encontrarse en VO (Subtitulada o no) por la red y, además, aquí os dejo la careta de entrada que, para mi gusto, es sublime.


Cabe destacar que, aparte del vampiro, me he enamorado del tema principal: Bad things, de Jace Everett.

4 comentarios:

Ramón dijo...

Yo quiero que esto llegue aqui lo antes posible, por fin Anna Paquin cabeza de reparto, y encima de una serie creada por Alan Ball. Por favor, que no tarden en traernosla.

Saludos.

ramón dijo...

Bueno, vuelvo a escribirte para decirte que estoy enganchado a ella, y en version original(gracias al burrito,) y me encanta, cierto es que abusa en exceso del tema sexual pero me parece mucho mejor q otras producciones similares.

Saludos.

viajar egipto dijo...

Esta serie me resulta muy ligth... sinceramente no me gusta

keratina dijo...

no comparto yu opinion, a mi me gusta y no me parece nada ligth. saludos