jueves, 29 de enero de 2009

Yo dudo, tú dudas, él duda...

Nueva York, 1964. El padre Flynn, sacerdote de la parroquia de San Nicolás, en el Bronx, está intentando cambiar las normas del colegio que, durante años, ha sido fieramente dirigido por la hermana Aloysius Beauvier. Para empezar, el primer y único (por el momento) niño negro ha sido admitido en la escuela, pero no se integra del todo bien, a pesar de los esfuerzos del padre Flynn. Un día, la hermana James comenta inocentemente que el sacerdote presta mucha atención al alumno, lo que pone a la férrea dictadora en pie de guerra.


"La duda" (Doubt, 2008) que nos trae John Patrick Shanley está basada en una obra ganadora del Premio Pulitzer y del Premio Toni en su adaptación teatral. La película es toda ella un cúmulo de metáforas y contraposiciones: la fiereza contra la amabilidad, la disciplina en yuxtaposición a la afabilidad, la hipocresía de la Iglesia y su jerarquía.
Tanto la realización como la fotografía son correctas, si bien aparece algún plano fuera de lugar que, por otra parte, puede que no sea más que otro recurso visual con el que introducir al espectador en la dinámica de los dobles sentidos que aparecen a lo largo de todo el film.
Y qué decir de las interpretaciones... Tanto Meryl Streep (la directora Beauvier) como Phillip Seymour Hoffman (el padre Flynn) están rebosantes, orondos en su perfección. La introducción del personaje de Streep es brillante, al igual que su posterior presentación. De hecho, la película toma forma y adquiere fuerza gracias a las actuaciones de ambos, que imprimen el ritmo y el carácter necesarios para el correcto desarrollo del argumento.

Papel destacable también es el de Amy Adams (la hermana James), que interpreta con corrección y precisión su papel, convirtiéndose en un apoyo indispensable para el desarrollo de la película. Viola Davis (la madre de Donald, el chico negro), a pesar de aparecer menos de diez minutos en pantalla, se torna un engranaje principal para entender la trama.

Aún así, el final es un tanto teatral (y un poco teatrero, también), pero, aún así, es una película totalmente recomendable para adentrarse en los intrincados senderos de la Iglesia y sus acciones, e involucrarse desde el minuto diez en el desarrollo de la historia. ¿Quién dudará más?

6 comentarios:

Javi Triunviro dijo...

Muy buena crítica pero...como has visto la peli? bueno, me lo imagino...jajaja.

Un besitoo.

http://ciudadquenuncaduerme.blogspot.com/

Mia dijo...

Has ganado un premio en mi blog! Pásate! saludss!

Jota dijo...

Buena crítica, seguramente me esperaré a verla en dvd.
¡Un saludo!

Jota dijo...

Hola! pásate por mi blog que te he dado un premio. ¡Un saludo!

Jandro dijo...

¿Pero como no va a dudar la peña de una peli religiosa? Jaja, es algo normal. Con semejante cuento chino... cualquiera no duda, jajajajaja.

Besazos Patri!!

Guillermo dijo...

Película muy buena y muy bien tratada, como bien comentas el protagonismo de los dos actores prncipales es crucial en la trama.
Interesantísima reseña!
Saludos!