sábado, 31 de octubre de 2009

Que Dios se apiade de nuestras almas...

Creo que siento vergüenza ajena

No hay comentarios: